Muro de castigo en el Santuario Guadalupano

muro de castigo

Durante la interrupción de trabajos del Santuario Guadalupano en 1916 el ejército utilizó de las paredes de piedra junto a ábside para convertirla en muro de castigo. El muro permanece intacto con los agujeros causados por las balas como triste recuerdo de las personas que ahí perdieron la vida.

La parroquia de El Calvario, ha sufrido 4 incendios: en 1910, 1930, 1951 y 1956. Los últimos dos fueron los más serios. En 1951 se incendió la sacristía, y en el de 1965 también hubo grandes daños.